26 may. 2010


Hoy se cumple un año, desde el 22 de abril de 2009, que nos presentamos al mediodía en el Registro Civil, junto a testigos relevantes del ámbito ejecutivo, legislativo, judicial, de la sociedad civil y la cultura, y muchos periodistas que iniciaban un romance con la noticia, para solicitar turno para contraer matrimonio, sabiendo que nos iban a decir que no, que nos iban a discriminar, que no iban a respetar la Igualdad ante la Ley que esta consagrada en nuestra Constitución, pero a pesar del dolor que nos iba a producir, no dudamos en hacerlo porque estábamos seguros y convencidos que con ello estábamos contribuyendo a que todos y todas podamos acceder al ejercicio de nuestro derecho, a la protección jurídica de nuestras familias. En ese momento estábamos sumando un Recurso de Amparo, a los tres ya existentes, creyendo que esto sumaba e incidía para que la Corte Suprema de Justicia emitiera dictamen sobre los primeros amparos que ya habían sido presentados desde 2007 y que esperaban (y todavía esperan) la sentencia de la Corte: María Rachid y Cludia Castro, Alejandro Vanelli y Ernesto Larrese y Martín Peretti Scioli y Oscar Marvich Pero por esos avatares que nos tiene preparado el universo nos tocó ser los primeros en obtener un fallo favorable (el de la jueza Seijas de la Ciudad de Buenos Aires), convertido en “sentencia firme” al no apelarlo el Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (Mauricio Macri): la persona menos pensada!, decisión que sostuvo y que permitió la celebración de otros tres matrimonios consumados en la Ciudad de Buenos Aires (Damian Bernath y Jorge Salazar, Norma Castillo y Ramona "Cachita" Arevalo y Martín Canevaro y Carlos Alvarez).Todo esto nos sorprendió y si bien nos declaramos muy felices, a la vez sentimos la gran responsabilidad que esto significa. No seríamos honestos si no reconociéramos que por unos breves minutos dudamos en seguir adelante, ¡hasta surgió la loca idea de no ejecutar el fallo hasta después de conquistar la Ley que permita el verdadero ejercicio de la igualdad ante Ley a todos y todas! Fueron unos minutos donde la timidez trataba de imponerse a nuestras convicciones y a nuestro inquebrantable deseo de que todos y todas podamos ejercer plenamente nuestra ciudadanía y nuestros derechos fundamentales. Por suerte triunfó nuestra necesidad de Honrar plenamente la Vida, algo que ejercitamos cotidianamente desde hace muchos años y es la fuente de nuestra vitalidad. Asumimos la responsabilidad que la historia nos estaba demandando, al fin no podría ser tan difícil, contamos con el apoyo de nuestros amigos y familiares y somos parte de una extraordinaria organización: la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans, que es la verdadera ejecutora de todas las acciones que lograrán conquistar la Igualdad para todos y todas; si bien a nosotros nos tocaba la dura tarea de poner el cuerpo, de encarnar los deseos, las necesidades, los anhelos y las esperanza de millones de personas contamos el soporte, la orientación y la estrategia de la FALGBT, de todas las personas que la integran y del extraordinario e invencible equipo jurídico. Y nos lanzamos confiados y contenidos a la aventura de seguir sumando más y más en la construcción del camino que debe llevarnos a la igualdad ante la Ley, que es lo que realmente posibilita la no discriminación, principio fundamental de la Libertad y la Democracia. Los obstáculos siguieron apareciendo y así fue que el 1º de diciembre de 2010 nuestra frustración, nuestra indignación era la de millones y no solamente en la Argentina sino también en Latinoamérica, pero desde que el fallo de la Jueza Seijas fue conocido, no dejamos de recibir incontables demostraciones de apoyo, de afecto, de fuerza y eso nos confirma día a día, lo que ya sabíamos, que el Amor que recibes es igual al Amor que das. Teníamos claro que todo lo que habíamos hecho hasta ese momento, junto a la Federación, era mucho más de lo que habíamos imaginado, pero también registramos la frustración compartida y la gran necesidad de sostener el sueño y por eso no dudamos en hacer respetar el derecho que habíamos conquistado, la Justicia ya había llegado y había que hacer que se concretara, había que dar una señal clara y no dejar que se salieran con la suya, algunos que se arropan en la justicia y que con acciones ilegales e ilegítimas reniegan de la Constitución Nacional, generando una idea de inseguridad jurídica. Y en ese tránsito conocimos una mujer valiente, que tiene claro y que entiende que su mayor compromiso es defender la Constitución por la cual juró cuando asumió como Gobernadora de Tierra del Fuego, Fabiana Ríos y decretó la habilitación para que se celebre el primer matrimonio entre personas del mismo sexo en America Latina y el Caribe. Fue el INADI, desde la Presidencia de María José Lubertino con su acompañamiento desde el primer momento, su pleno respaldo materializado en un Amicus Curiae presentado a la Jueza Seijas, el asesoramiento jurídico a la Gobernadora Ríos, la participación de su actual Presidente, Claudio Morgado, como testigo y garante de nuestros derechos. Hoy, unidos en matrimonio, desde el 28 de diciembre pasado en Ushuaia, Tierra del Fuego, miramos atrás y podemos decir: Argentina es un país mejor! En la antesala del dictamen de la Cámara de Diputados, obteniendo media sanción a la Ley de la Igualdad, alzamos nuestra copa de corazones, besos y mariposas para brindar con ustedes.

Alex Freyre y José María Di Bello

Deja tu comentario

- Copyright © Jose Maria Di Bello - Aemete - - Designed by Aemete -