17 sept. 2015


Ayer, 16 de septiembre, la Sala I de la Cámara en lo Contencioso Administrativo de Tucumán, decidió la nulidad de las elecciones sucedidas el pasado 23 de agosto.

Allí donde el escrutinio definitivo, en donde participaron fiscales de todas las fuerzas, dio como ganador a Juan Manzur, el candidato por el FPV, con el 51.64% de los votos.
Se anulan inclusive en las localidades en las que ganó el opositor, parece ser que en esas localidades los votos que fueron para Cano no tienen ninguna validez.

Los medios se llenaron de imágenes donde cerca de 1500 personas, en la plaza de Tucumán, reclamaban por el ¿fraude? pero poco se mostró del festejo de las personas que se acercaron a la plaza para festejar junto al ganador de la elección.

Esto que ocurre en Tucumán es grave.
Es muy grave.
Una votación en una sociedad democrática no debe convertirse en la movilización del Pueblo para votar siempre y cuando nos guste el resultado.

Si se tolera, sin resistencia, el avasallamiento del derecho básico de una sociedad democráticamente civilizada, TODOS LOS OTROS DERECHOS CONQUISTADOS CAERÁN, SEGURO, COMO UN PLUMAZO…
Y eso es inaceptable.

José María Di Bello
@josedibello

Deja tu comentario

- Copyright © Jose Maria Di Bello - Aemete - - Designed by Aemete -