21 sept. 2014


Hace años alguien dijo: “La única verdad es la realidad…”

Durante un tiempo parecía verificarse la afirmación. Creo que hoy, la mayoría de nosotros, los ciudadanos de a pie, no concebimos la verdad a través de la realidad de los hechos y acontecimientos (posibles de conocer por ser de dominio público) sino por la versión que los medios masivos nos brindan cotidianamente.

Pero, nosotros, no somos totalmente pasivos; hemos adoptado conscientemente la forma, la manera, los criterios, los prejuicios, todo lo que constituye el mentado “sentido común” para elaborar nuestras opiniones

Entre todos los ingredientes del “sentido común” abundan prejuicios, narcisismos, complaciente tolerancia con los triunfadores del sistema y ácida actitud crítica para los menos favorecidos.

El ingrediente más escaso es la capacidad para relacionar las convicciones generadas por las políticas del gobierno nacional, los condicionamientos dispuestos por las crisis globales y nuestra situación individual. 

Por ejemplo:
Si nos dedicamos a comercializar productos de consumo popular y nos fue bien durante diez años se debe a nuestro talento para los negocios.

Si Arcor, Molinos, La Serenísima y el resto de las empresas extranjeras y nacionales, que monopolizan el 70% de la producción y distribución de todos los bienes, aumentan en forma desmedida sus precios por encima de los aumentos salariales provocando el freno del consumo es porque el gobierno cobra muchos impuestos.

Si el puñado de grandes empresas, que monopolizan las ventas de granos al exterior, no venden los dólares que obtienen, porque en connivencia con los grandes productores encanutan el producto en silos bolsa y/o contrabandean 27 millones de toneladas de granos, situación esta que provoca la caída de reservas, nos explicamos el proceso recitando el verso clarinesco: “este gobierno ahoga al campo”.

Ejemplos y enfoques abundan para la opinión que ruego me permitan compartir con ustedes: 

Es innegable el poder de los medios de comunicación hegemónicos poseen para influir grandemente en nuestra conciencia.
Pero, creo que somos nosotros quienes optamos por tal o cual interpretación de la realidad y tomamos posición conforme a lo que nos parece correcto.
Si esto es así es posible que de estar dispuestos a considerar nuevos datos y enfoques, nuestra opinión pueda modificarse.

Otro ejemplo:

Es bastante frecuente escuchar a personas de nuestra clase media, a la que pertenezco, hacer observaciones críticas con respecto al gasto social: AUH, facilidades jubilatorias, pro.cre.ar; pro.gre.sar, y al mismo tiempo ignorar los descarados negociados financieros y de obra pública que hace la administración macrista.

Creo que, al elaborar nuestro juicio de valor, no ubicamos bien los intereses individuales y de sector.
Toleramos y nos desentendemos del costo de los negocios y negociados de los poderosos y nos preocupan mucho los medios económicos que se utilizan para sostener el consumo interno, que es justamente lo que posibilita nuestra existencia como sector social.

Los servicios, la pequeña y mediana empresa y comercios, que es el ámbito de nuestra actividad depende de la existencia de un sostenido consumo popular.

Creo útil recordar que las consecuencias de la crisis del 2000/2001 generaron un feroz deterioro en amplios sectores sociales pero masivamente en los sectores medios y medios bajos.



Finalmente, quisiera invitar a mis vecinos a elaborar juntos propuestas frente a las próximas elecciones que contemplen esencialmente nuestros intereses para que dejemos de oficiar de despreocupada y barata comparsa de los dueños del poder económico y sus gerenciadores políticos.

José Maria Di Bello
Precandidato a Legislador por CABA

{ 1 comentarios... read them below or add one }

  1. Una visión parcial de las cosas, con una fuerte carga de relato oficial, seguramente es la preocupación del fin de siclo.
    Dentro de unos años veremos al autor con otra visión, propia de aquellos que se adecuan al turno político, menemismo, duhaldismo, kirchnerismo, masismo .

    Carlos Omar Puy

    ResponderEliminar

- Copyright © Jose Maria Di Bello - Aemete - - Designed by Aemete -