25 sept. 2014





La crónica y los analistas darán cuenta de la racionalidad de contenidos de la intervención de la Presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, en la Asamblea General de Naciones Unidas y el Consejo de Seguridad.

Los habitués de la Pizzería “Las Cuartetas” y sus mandantes harán su habitual y payasesca intervención.

Yo sólo puedo aportar alguna parcial y tendenciosa reflexión.

El moreno guerrero "Premio Nobel de la Paz" anuncia que lanzó (y seguirá lanzando) el más moderno arsenal de destrucción masiva para combatir el terrorismo  en el territorio de un país al que su gobierno y los terroristas quieren voltear. También amenazó a Rusia y la intimó a que “ellos, los rusos, cambien su política o se atengan a las consecuencias.”
El socialista presidente francés, que acaba de nombrar Ministro de Economía a un gerente de la Banca Rochi, anunció que como aporte a la paz mundial se sumó al esfuerzo y también contribuirá con toneladas de bombas y misiles, además de seguir manteniendo la presencia de tropas francesas en África.

Todo el coro adicto se sumó a la condena del terrorismo islámico.

A su debido turno subió al estrado una señora pequeña, casi frágil…
Paulatinamente y utilizando como soporte los valores democráticos y los derechos que emanan de los pactos y convenciones internacionales, expuso haciendo una breve historia el acoso y la extorsión que los buitres del imperialismo económico hacen sobre Argentina y dijo que lo hacen con la “complicidad” de un juez de Nueva York del país del Premio Nobel guerrero…, quien acababa de anunciar que ya iban por el bombardeo número 200 y seguirían.
En esa intervención, en la del Consejo de Seguridad y en la Conferencia de Prensa que ofreció al finalizar su participación oficial, desnudó con precisión y claridad las ambivalencias y actitudes contradictorias de quienes arman, entrenan y financian a grupos terroristas que destruyen países como Irak, Libia y Afganistán y que luego pasan a ser terroristas malos a los que hay que destruir, tirando abajo ciudades de países a los que "supuestamente" quieren ayudar… como el caso de Siria.

Señaló que fue duramente criticada cuando intentó un acercamiento con Irán para tratar de esclarecer el atentado a la AMIA, y hace tres días se enteró de la existencia de una reunión en el Waldorf Astoria de Nueva York entre el Jefe del Departamento de Estado  y el canciller del “ya no terrorista estado de Irán” para coordinar políticas de interés común...

También explicó las políticas de inclusión del gobierno argentino tendientes a sostener el mercado interno y evitar entre tantos males situaciones como las que viven Italia y España con altísima desocupación juvenil.

Explicó cómo, su gobierno, asumió la continuidad del Estado Argentino y se hizo cargo de regularizar los pagos de deuda externa, de pactar con el Club de París, de arreglar los juicios del CIADI, de pagar por las acciones nacionalizadas en YPF, etc.

Esto sirvió de fundamentación para explicar por qué no cederá ante la injusta arbitrariedad de una decisión judicial de los bombardeadores seriales y expresó con claridad que "también son terroristas los buitres financieros."

Todo esto, en el ámbito que dominan los poderosos del mundo, haciendo evidente un aspecto de la arbitrariedad de los amos imperiales.

Dejaré para mi la emoción, la admiración, la conmoción que produce ver semejante demostración del arte de comunicar en el momento y sitio adecuado una firme opinión que los interlocutores escuchen.

Claro está que no cambiará el rumbo de la guerra “antiterrorista”. Pero seguro que esta intervención servirá para establecer nuevas relaciones, afianzar las existentes y mejorar la calidad de las mismas.

El desafío ahora es cómo encarar la lucha en el frente interno, cómo afrontar las enormes presiones de quienes pretenden hacer estallar la estructura económica con una brutal devaluación y de resistencia a la “Ley de Abastecimiento” que intenta controlar la estampida de los precios.

El conglomerado especulador compuesto por los “silosbolsitas” y las 7 hermanas exportadoras de granos que no vendieron sus productos en mayo de 2014 hubiesen cobrado 540 u$S la tonelada de soja, pero con el objetivo de desfinanciar y hacer tambalear al gobierno no realizaron la venta pero tampoco leyeron las previsiones de los organismos norteamericanos acerca de super cosechas en USA y Brasil y la baja anunciada del consumo en China.

Conclusión: Hoy la soja vale 340 u$S la tonelada.

Es claro que no miraban el mundo. 
Ahora pretenden una devaluación que compense sus pérdidas y actualice sus ganancias transfiriendo al pueblo argentino el costo de su asombrosa estupidez.

El conglomerado de empresas monopólicas que producen el 70% del consumo general no quieren quedar al margen del posible festín que las fieras del mercado auguran y ven en “la ley de abastecimiento” un límite a su sádico e insaciable apetito. Por eso intentarán, asociados con el resto de los buitres internos, provocar crisis que fuercen a terminar el actual proceso como con Alfonsín.

Amigos, vecinos, conciudadanos, les propongo debatir juntos la situación.
Opino que nuestro sector, las clases medias son, junto con los sectores populares, las primeras víctimas cuando el mercado sin control impone sus condiciones.

José Maria Di Bello
Precandidato a Legislador por CABA

Deja tu comentario

- Copyright © Jose Maria Di Bello - Aemete - - Designed by Aemete -