19 nov. 2014


Ayer, barcos a vapor y nuevos cañones
Hoy, superbancos, Fmi, organismos internacionales, 
bonos de deuda externa y cláusulas Rufo.
Ayer, embajadores imperiales
Hoy, la maraña leguleya neoyorquina y el Juez Griesa.

Argentinos
Hoy como ayer, la encrucijada es la misma.
Patria Libre, Soberanía nacional y popular
ó
Volver al Estatuto legal del coloniaje

20 de noviembre . Dia de la Soberanía Nacional
Paz, pan y trabajo para el pueblo argentino


***
En una noche de mayo de 1845, el Gobernador de Buenos Aires y encargado de Relaciones Exteriores de las Provincias Unidas del Río de la Plata, recibe en Palermo la visita de los embajadores de Francia e Inglaterra, quienes portan un atemorizante ultimátum.
Dicen que fue algo así:

Embajador francés

La situación no da para más. 
Usted ha ignorado todas las advertencias de las potencias que
 dominamos el mundo: la Francia y la Inglaterra.
Le traemos nuestra última propuesta pacífica que consiste en:

Primero: retirada incondicional de las tropas argentinas del Uruguay.
Segundo: Reconocerá Ud la independencia de Paraguay.
Tercero: Aceptará Ud considerar la voluntad de Corrientes y 
alguna otra provincia del litoral a formar un país independiente.
Cuatro y última condición: Reconocerá Ud el derecho de Francia e Inglaterra
 a navegar y comerciar a través de los Ríos Paraná y Uruguay 
sin control ni fiscalización de su parte.

Gobernador

Primero: Ustedes han tomado por asalto la isla Martín García y 
desalojado con violencia a la pequeña guarnición argentina.
Segundo: Ustedes se apoderaron de nuestra flotilla de guerra que 
sitiaba Montevideo, es decir, se robaron nuestro barcos.
Tercero: Una flotilla de bandoles, piratas, asesinos y ladrones comandada 
por un mercenario italiano, un tal Giuseppe Garibaldi,
 quien actúa para sus servicios, acaba de saquear la Colonia del Sacramento, Gualeguaychú y Salto; 
robando e incendiando propiedades y matando a sus pobladores.

¿De qué pacíficas intenciones me hablan?

Su intervención pacificadora no es otra cosa que 
otro intento de conquista, como lo hicieron en 1806 y 1807.
Pero si lo intentan, sólo encontrarán la resistencia feroz
 de nuestros gauchos, paisanos y ciudadanos en armas.

¿Piensan ustedes bloquear desde Buenos Aires hasta la Patagonia?
¿Piensan comerciar a cañonazos?

Quienes perderán primero son sus comerciantes establecidos
 en nuestro Puerto y no sé por cuánto tiempo podré impedir que
 los argentinos tomen represalias contra los miles de franceses e ingleses 
que viven en nuestro territorio.
Cuarto: Con respecto a los problemas, a los conflictos de política interna 
con las provincias del litoral, con el Paraguay y con nuestro enfrentamiento armado en Uruguay, nada tengo que discutir con representantes extranjeros, pues esto es política interna que no voy a discutir con ustedes,.
Quinto: Mis estimados y respetados embajadores: 
el tema central de nuestra discrepancia es acerca de la navegación 
de los ríos interiores de la Confederación Argentina.
Por supuesto que nosotros queremos comprar sus productos y los nuestros, pero pasando primero por la Aduana 
a pagar los impuestos que nuestras leyes y reglamentos dispongan.
¿Acaso cualquiera puede navegar el Sena, en Francia o
 el Thames en Inglaterra sin sujetarse a las leyes francesas e inglesas?


Embajador inglés

¡Pero nosotros representamos la superioridad de la civilización europea!
¡Y tenemos el derecho de organizar el mundo 
para asegurar nuestros intereses, los cuales traerán progreso 
y desarrollo a su país.

Embajador francés

Tenga en cuenta, Sr Gobernador, 
que Inglaterra ha conquistado La India y China, 
y nosotros: La Francia, cuna de la cultura y el refinamiento, 
estamos conquistando a sangre y fuego a Argelia; 
tenemos varias colonias en África y América y venimos de destruir 
el Puerto de San José de Ulloa en México 
y de cobrarle una multa al gobierno por no obedecernos!

Embajador inglés

Sr Gobernador, nuestro derecho a intervenir en su política interna
 y en su relación con sus vecinos se basa 
en nuestro deseo de sacar obstáculos al progreso de la
 civilización moderna que traerá beneficios para usted y su pueblo…

Embajador francés

Sr Gobernador, su permanente negativa a aceptar nuestra forma 
de organizar el comercio, la vida social y cultural de la superior
 civilización europea impide que los beneficios se derramen 
pródigamente sobre su atrasada semi bárbara sociedad…

Embajador inglés

Sr Gobernador, en la actualidad lo importante no son las fronteras
 o las identidades nacionales; lo que hace hermanos a los hombres 
es su pertenencia o no a la corriente imparable de la civilización, 
el progreso, el universalismo.
 Además, sabrá Ud que nuestra palabras están respaldadas por una
 flota de guerra provista de los últimos adelantos bélicos y Ud, 
debido al bloqueo y embargo que venimos sosteniendo en su contra, 
no tiene más que viejos cañoncitos y fusiles de hace 30 años…

Gobernador

Escuché atentamente sus argumentos…
Permitanme expresar los míos.
Nosotros apreciamos y valoramos el gran desarrollo de su ciencia y su técnica, incorporamos sus máquinas, enseres y artículos a nuestra actividad económica, también incorporamos técnicos y profesionales, comerciantes franceses e ingleses que viven en nuestro país y gozan de los mismos derechos 
que los argentinos.

Distinguidos embajadores:
Para ser más claro, nosotros, quienes constituimos el Partido Federal, 
(o el Partido Americano, como dicen ustedes) queremos el desarrollo 
que traen los adelantos técnicos, pero con la condición de hacerlo
 a nuestro modo, como nos convenga y nos parezca mejor.
Ustedes tienen técnica, máquinas, artículos que nosotros necesitamos.
Nosotros tenemos cuero, carne salada, derivados del vacuno, lana, madera. Todo lo que se pueda cultivar en nuestro inmenso territorio.
Queremos comerciar con Ustedes pero principalmente queremos 
que nos respeten como país libre y soberano.
Si ustedes son tan civilizados como dicen, 
entenderán lo justo de nuestra posición. 
Por otro lado, estoy perfectamente al tanto del poderío de su flota de guerra.
Sepan, señores, que mi partido, el Partido Federal, 
que representa los intereses reales de la mayoría de los argentinos 
está dispuesto a enfrentar con lo que tenga
 la injusta prepotencia de su perversa civilización. 

Para ustedes son negocios.
 Para nosotros es la PATRIA:
Somos Patria o somos Colonia
Señores:
 ¡Nosotros elegimos luchar para defender nuestro lugar en el mundo!
¡Patria Argentina Soberana SI!
 ¡Colonia Europea NUNCA!



Vuelta de Obligado, Tonelero, Acevedo, San Lorenzo, Angostura del Quebracho fueron sitios que atestiguan la firme decisión de gobierno y Pueblo para defender la soberanía territorial de las Provincias Unidas.
El 11 de enero de 1846, el Libertador San Martín escribe desde Europa al Gobernador de Buenos Aires:

… “Le ofrezco mis servicios que, aunque reconozco serían inútiles, demostrarían que la injustísima agresión y abuso de la fuerza de Francia e Inglaterra contra nuestro país, aún tiene un viejo defensor de su honra e independencia”.

Y el 10 de mayo de 1846 en otra carta expresa:

…”Los interventores habrán visto que los argentinos no son empanadas que se comen con sólo abrir la boca…
No nos queda otro camino que el no mirar el porvenir y cumplir con el deber de hombres libres sea cual fuere la suerte que nos depare el destino.”
 José de San Martín.


Argentinos
Hoy como ayer, la encrucijada es la misma.
Patria Libre, Soberanía nacional y popular
ó
Volver al Estatuto legal del coloniaje

20 de noviembre . Dia de la Soberanía Nacional
Paz, pan y trabajo para el pueblo argentino


En memoria de Don Juan Manuel de Rosas


José María Di Bello
Precandidato a Legislador por Capital



----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

NUNCA MÁS INTENTARON POR LAS ARMAR INTERVENIR DIRECTAMENTE EN LOS ASUNTOS ARGENTINOS


Corría el 3 de marzo de 1849. Recién tres años, tres meses y trece días después de la Vuelta de Obligado el delegado inglés capituló el 24 de marzo de 1849 firmando el acuerdo Southern-Arana que contemplaba lo siguiente:

  1. Inglaterra evacuaría la isla Martín García, devolvería los buques argentinos en el estado que se encontraran y saludaría a la BANDERA ARGENTINA CON 21 CAÑONAZOS.
  2. Se devolverían las presas tomadas
  3. Se reconocería la soberanía argentina sobre el Río Paraná cuya navegación quedaba sujeta a las leyes y reglamentos argentinos. La navegación por el Río Uruguay se sometería a las jurisdicciones compartidas con la Banda Oriental.
  4. Reconocerían las potencias europeas el derecho de la Confederación Argentina a participar de la conflictividad interna en la Banda Oriental.
  5. Se reconocería al General Oribe como legítimo presidente de la Banda Oriental quien era un firme aliado de la Confederación Argentina.


El Primer ministro Lord Russel elevó el Tratado Southern-Arana a la consideración de la Reina Victoria que lo aprobó el 26 de agosto de 1849.

El 24 de noviembre de 1849 lo firmó el Brigadier General Juan Manuel de Rosas y fue aprobado por la Junta de Representantes de Buenos Aires el 24 de enero de 1850.
Lord Southern fue reconocido como representante británico en Buenos Aires.
El Jefe de la Escuada Naval inglesa en Sudamérica con asiento en Río de Janeiro recibió órdenes de Londres, de navegar hasta el Rio de la Plata, entrar en el Puerto de Buenos Aires con la Fragata Southampton, acompañado por la Fragata Harpy, que había combatido en Obligado y la nave argentina “25 de mayo” que había sido capturada en la contienda.
El 27 de enero de 1850, ante una muchedumbre que observaba desde la rada, la nave británica bajó su propia bandera y en su lugar fue izada la de la Confederación Argentina.

A continuación 21 cañonazos saludaron en son de homenaje 
ante el desagravio a la soberanía argentina.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Deja tu comentario

- Copyright © Jose Maria Di Bello - Aemete - - Designed by Aemete -