24 may. 2016

Y si me engaña...QUE NO ME IMPORTE…

Contaba mi abuela que una vez escuchó a un paisano implorar lo siguiente:

“Diosito Querido, sólo te pido que mi mujer no me engañe; y si me engaña que no me entere; y si me entero que no me duela”…

Se me antoja esta forma de asimilar un desengaño vital, similar a la actitud asumida por amplios sectores de nuestra veleidosa, serpenteante y solapadamente necia clase media (a la que pertenezco) al constatarse dia tras dia, con total claridad, el trágico resultado de la opción adoptada en octubre, por quienes NO SON banqueros, grandes empresarios, terratenientes, inversionistas locales o extranjeros, exportadores agropecuarios, tenedores de bonos de deuda y demás fauna voraz, sino más bien pequeños y medianos comerciantes, titulares de pymes varias, asalariados de altos y medianos ingresos y todos aquellos que dependen de alguna manera del mercado interno, y que ahora temerosos, casi al borde de un ataque de pánico, ven marchitar su secreta ensoñación de pertenecer, de ser parte de la meritocracia “progresista” de conservar su status y ser testigo protegido del proceso de reorganización económica, social y (al estilo lopérfido) también pseudo-cultural.

En amplios sectores de mi clase social se pueden tolerar las docenas de empresas y cuentas “offshore” de “Mauricio Macri y Cia” a condición de que se ocupen de poner en orden “la basura y la grasa militante (según Prat Gay)”; de achicar el estado que mantiene a “vagos y mal entretenidos”, que ponga límite al “despilfarro de tanta universalidad en los suburbios”; en fin de acabar con la “pesada herencia populista”.

Mauri cree que anestesiados por la permanente prédica de Tn, Lanata y demás secuaces nos está llevando a cada uno, con globos de colores, sonrientes y felices, hacia los hornos…

Canta Don Horacio…

…”Pero mi pueblo no es tonto, porque mi pueblo es valiente…”

Mientras la partidocracia juega a la mancha venenosa y a las escondidas en el parlamento, nuestro pueblo, luego de varias masivas demostraciones ha comenzado a ganar la calle en forma localizada pero firme y cotidianamente.
No permitirá mi Pueblo su propio holocausto.

Nuestra historia de luchas por la vida digna nos alienta: montoneras federales; la revolución del parque; sindicatos anarquistas; ley Saenz Peña y el surgimiento de la soberanía popular; el golpe de Uriburu; enormes padecimientos populares y coloniaje legalizado durante la primera década infame; transformación social y resurgimiento nacional durante el primer peronismo; los 60; los 70 y más acá la inundación.

La caterva maurinista cree poder estupidizarnos con su chamuyo flaco de la Felicidad en presente continuo.

Más allá del último tropezón amnésico como dice Gieco… “Todo está guardado en la memoria…”

Hoy, el entrevero con los poderosos de siempre es por la CONCIENCIA, por NUESTRA CONCIENCIA.

“Hoy la batalla es batalla de ideas”- como dijo Fidel alguna vez.

No debemos temer al fantasma de “la grieta”. La tal grieta prueba cómo comienza a romperse el corsé ideológico que los distintos dispositivos del poder instalan en nuestras cabezas.
Afirmo que nuestra tarea debe centrarse en difundir, para conocer las noticias del quehacer cotidiano de los gerentes a cargo del ejército de ocupación maurinista.
Para muestra basta un botón: Cierto ministro nacional y el propio Mauricio acaban de justificar el brutal aumento del gas como positivo para el medio ambiente; pues al calefaccionarse menos el pueblo, menos se contamina la capa de ozono.

Compatriotas:
El presente es de reflexión de errores propios; resistencia y lucha.

Seguro será posible superar nuestras enormes nimiedades y confluir todos para construir una nueva opción, un gran frente para poder ofrecerlo a nuestro pueblo en el decisivo turno electoral del 2017.

José Maria Di Bello
Agrupación Conocer Nuestra Historia



Deja tu comentario

- Copyright © Jose Maria Di Bello - Aemete - - Designed by Aemete -