19 jun. 2016

Parece que fue ayer la tarde en que cuando encontré, en el ropero de papá, la ropa de Baltazar, mi preferido de los tres Reyes Magos.

Como a los 14 años, descubrí que mi primer amor también lo era un pecoso de la otra división.

Aquella tarde cuando estábamos decididos, cientos de miles a ajustar cuentas en Campo de Mayo, la voz querida y respetada nos aplastó con aquella frase inolvidable: "La casa está en orden".

La facha pintoresca y la voz melodiosa nos vendió sin esfuerzo aquello de "salariazo, revolución productiva y Síganme que no los voy a defraudar" y entregó con apoyo masivo el patrimonio de 50 años de esfuerzos colectivos.

Con cara de poker, la voz monótona e inexpresiva nos convenció de las bondades del "blindaje y el megacanje". 50.000 millones de dólares y otra vez sangre argentina en las calles nos costó esa "desilusión".

"El que depositó dólares, recibirá dólares" afirma el Jefe Sustituto. 
Piquetes, represión, Kosteky y Santillán dieron lugar al surgimiento de una "nueva ilusión":

"No voy a dejar mis convicciones en la puerta de la Casa Rosada", "Somos hijos de las madres y abuelas.." y se pudo pactar con el 92.7% de los bonistas extorsionadores, y lenta pero firmemente recomenzó el ciclo del trabajo, el mercado interno, las mejores salariales y jubilatorias y cuando SE NOS FUE llegó ELLA y se fue perfilando, no surgió un "modelo" sino una firme decisión política de "construir modelos" en beneficio de la mayoría de los expulsados de la vida económica.
Una decisión política que cometió el gravísimo pecado de anteponer los interés general al de los dueños del mercado.

Una decisión política que cometió el sacrilegio de recuperar patrimonio nacional.
Una decisión política que proclamó a los cuatro vientos que "La Patria es el Otro".
Que posibilitó volver a emocionarnos con el himno y la bandera.
Una decisión política de dio status de derechos a la protección de niñitos, viejos y madres.
Que organizó condiciones para el surgimiento y desarrollo de miles de nuevas Pymes y sus actividades mientras el contexto exterior era receso económico de las metrópolis y de feroz resistencia de los dueños del poder local.

Y esto se desarrolló sin un partido político organizado, más bien el FPV manifestaba tensiones internas, graves discrepancias, traiciones, deserciones en los planos principales.

"Hay hombres que luchan un día y son buenos, hay hombres que luchan varios días y son mejores y hay otros como José López, cuya conducta se parece mucho más al personaje de Woody Allen, aquel de "Robó, huyó y lo pescaron..."

Es que los procesos populares se construyen con hombres y mujeres de carne y hueso formados en nuestra desgraciada realidad.

El episodio José López no está exento de la participación de servicios nacionales e internacionales. Mientras se exhibía la montaña de billetes, se aprobaban las leyes como la que abre la puerta al proceso de reprivatización de jubilaciones.

Entiendo la "desilusión" de la gente conocida,  artistas, intelectuales que transitas medios de comunicación contándonos sus estados de ánimo. Yo mismo arranco hace meses ya "la desilusión" por no ver ni escuchar a nadie de mi clase social, la "media masa" que le dicen, hacer una autocrítica por no haber hecho lo suficiente o directamente haber pateado en contra.

Hay gente muy valiosa que cree que lo político es cosa de "Fair play"; que los sectores que relatan "House of Cards" y otras series por el estilo suceden "sólo allá".

Que la realidad "sólo contará con su benevolente apoyo si no está contaminada con el barro de la conducta humana" y de ésta manera terminan apoyando la opinión y el accionar de “los macarros de la moral”.

Nunca sabremos si López es un agente encubierto, si fue “operado” después o es un 
loquito ávido de castigo.

Escuché hace días a un educado periodista preguntar insistentemente a varios entrevistados si el  “affaire López" significaba el fin del Kirchnerismo e impediría su "hasta ahora seguro" retorno.

Amigo periodista radial: La gente de Rio Cuarto que abandonó en masa las aspiraciones 
del macrismo ¿no fueron supercríticos del Kirchnerismo en octubre?.

¿Los millones que sufrimos los tarifazos y la recesión, en 2017 pensaremos en el salame de Lopecito?.

Debo confesarles que también yo estoy muy desilusionado, menos mal que siempre tengo 
a mano mi pastillero, y ya van tres noches que me despierto sobresaltado con el leve 
sonido de líquidos de la descarga sanitaria de mi edificio. 
Es que había leído un informe sobre las raciones “descarnadas” que son enviadas a los comedores escolares del conurbano, así que imaginé que ese sonido era producido por las tripas de miles y miles de argentinitos, hijos de padres despedidos, de gente con sueldos rebajados y comida aumentada.

Y pienso... ¿qué será de los pequeños huesos sin calcio suficiente (por leche insuficiente) y neuronas sin proteínas de carne, minerales de fruta y verdura,(con mucha harina, arroz y grasa).?

Y me siento muy desilusionado de mi, atareado, encerrado en la lucha cotidiana. 
¿Qué puedo hacer frente al sufrimiento generalizado?. 

Pienso que tal vez ya sea hora de comenzar a trabajar para aportar cada cual en donde pueda, para construir una opción electoral superadora de las lacras del pasado que pueda representar la nueva alianza de clases en un gran frente popular y en la que seguro “ELLA” estará en el convite.

 José María Di Bello



Deja tu comentario

- Copyright © Jose Maria Di Bello - Aemete - - Designed by Aemete -