13 feb. 2014

¡Que difícil es compartir los sentimientos y la cabeza fría al momento de elaborar una opinión!
Ayer, Nuestra Presidenta inauguró obras públicas, firmó convenios para futuras obras y mostró exitosos emprendimientos privados.

En la segunda parte de su intervención compartió noticias publicadas y comentó con nosotros su opinión sobre las mismas.

Quiero compartir con ustedes algunas breves reflexiones sobre lo visto y oído:

La obra pública, es decir, la inversión estatal, sigue desarrollándose conforme a lo planificado. Algunas se realizan con fondos del presupuesto y otras, que son de gran magnitud, son financiadas con créditos de organismos internacionales, con lo cual se demuestra que es mentira mediática que Argentina esté aislada y mal considerada en el mundo y que el “caprichoso del Axel” no aprovecha el crédito barato extranjero.
Sí se toman créditos. Pero para obras especificas.
No para el pago de intereses de la deuda.

Una de las obras mencionadas será realizada por la empresa Roggio y Cia, que es concesionaria del subterráneo de Buenos Aires sobre la cual hubo fuertes cuestionamientos. Esto demuestra, creo, que no hay una política anti-empresa privada como pretende hacernos creer la opinión mediática concentrada.

Mostrar y valorar públicamente dos emprendimientos de empresas privadas argentinas, que contaron con apoyo gubernamental, demuestra la disposición del Gobierno Nacional de apoyar fuertemente a quienes sostengan actividad económica nacional y creen genuinas fuentes de trabajo.

En su alocución, Nuestra Presidenta, también valoró las apreciaciones del economista y ex funcionario radical Miguel Bein con respecto al intento de golpe de estado mediático y mercadista. Entiendo que de esta manera demuestra que la diversa pertenencia a opiniones partidarias no ciega a Nuestra Presidenta al momento de valorar gestos y opiniones cuando el interés nacional está en juego.

Nos mostró la diferencia entre una empresa cementera de la Patagonia, que especula con el precio del insumo básico de la construcción, y otra empresa (de la cual destaca la pública y conocida pertenencia de su propietario al Partido Radical) que toma la postura de no aumentar precios, favoreciendo así el interés de los consumidores argentinos. Dijo también que cuando los sectores populares tienen poder de compra, la clase media se beneficia.

De lo expuesto por Cristina, humildemente creo ver una clara exposición de su forma de conceptuar nuestra sociedad y de cómo orienta su accionar conforme a este análisis:
Existe y debe ser apoyado en su desarrollo una objetiva comunidad de intereses entre trabajadores y empresas argentinas. La conjunción de esos intereses constituyen el interés nacional.

En otras palabras: apoyar y promover la reconstrucción de una alianza de clases entre quienes constituyen una unidad económica nacional es una tarea que se impone el gobierno nacional.
Las distintas medidas, disposiciones y maniobras económicas que el Gobierno efectúa están permitiendo exponer ante la opinión pública (léase “la siempre inestable clase media argentina”) la insaciable voracidad y egoísmo extremo de sectores ligados a la producción agraria, bancos extranjeros y nacionales y grupos económicos concentrados, formadores de precios.

De esta manera, “el Axel”, una vez más, demuestra  que entiende las diferencias entre los intereses de los diversos sectores de poder, a veces contradictorios entre si.
El dólar a 8 pesos favorece a los exportadores pero dificulta a los importadores y a las empresas extranjeras que venden en el mercado interno y que si venden menos, ganan menos y necesitan más pesos para poder comprar las divisas en concepto de ganancias que giran a sus casas matrices.

También se pone de manifiesto la comprensión del Gobierno de la situación internacional y la ubicación de Argentina en ese contexto.

Es un anhelo generalizado: “el control estatal del comercio exterior”, “profundizar la reforma del banco central”, “una nueva ley de entidades financieras”, “recuperar puertos y vías navegables”.

Creo que debemos tener en cuenta que este gobierno facilitó a millones de argentinos “flojos de papeles” poder jubilarse. Que se crearon condiciones macro económicas que favorecieron la recreación de la clase media.

Sin embargo, muchos “neo-jubilados” faltaron a la cita en octubre pasado y la  quejosa clase media se apresura a colaborar con el drenaje de divisas.

Chile tiene desde hace décadas un Tratado de Libre Comercio con EEUU.
¿Modificará la situación el próximo gobierno socialista?

El (casi seguro) próximo Presidente Uruguayo propuso en su momento abandonar el Mercosur y hacer un Tratado de Libre Comercio con EEUU.

Brasil nos apura la concreción de un Tratado de Libre Comercio con Europa. El Único “problemita” es que Europa quiere vendernos su producción industrial acumulada por la crisis que sostiene desde hace años pero no quiere comprar granos ni carne argentina.
La Alianza del Pacífico se consolida. Chile, Perú, Colombia y México permiten entrar en sus economías, sin aranceles, no sólo productos industriales sino también comida. En México, la cuna histórica del maíz, la mitad de los productores mexicanos quebraron frente a la importación de maíz norteamericano. En Colombia están desapareciendo los ancestrales productores de papa. En Perú la cosa va bárbara, se consiguen desde papitas fritas envasadas hasta novísimas computadoras y telefonitos que se manejan solos y se conectan, también solos, con los bancos de datos de la Cía en EEUU mientras va viento en popa el desguase de la Cordillera de los Andes. A este brillante presente y futuro pretende unírseles Costa Rica, quien actualmente detenta la Presidencia pro tempore de Unasur.

Una parte del pueblo ucraniano, obnubilado por la universal cadena mediática global, clama por su anexión a la comunidad europea sin prestar atención a la calamitosa situación de los pueblos de Grecia, España, Portugal, Italia y sin ver el humo del incendio con que el pueblo bosnio, al incendiar el Edificio del Gobierno Central de su país, castigo la política de su gobierno al comprobar, 20 años después, el descomunal engaño.

Otra vez comentaremos el derrumbe del sueño americano del otrora ambicionado “American Way of Life” y las vicisitudes del “pobre” Obama.



Cuando la veo a ELLA… con blanco atuendo, luego de años de riguroso negro a la vieja usanza de nuestra tradición, con su postura firme y decidida, con tono claro y mesurado en el decir, pero con un “algo” en el semblante que certifica la veracidad de su relato, de lo duro que es resistir las presiones y diatribas de quienes no toleran ni perdonan su accionar en nuestro beneficio, en beneficio de la mayoría del pueblo argentino, no puedo contener ya la postura del escucha atento a datos y argumentos y se me cruza alguna lejana canción de Viglietti que mi memoria traiciona y solo recuerda algún verso desilachado:



“Palomita blanca
Vidalitá
Prepara el piquito
Vidalitá
Para la pelea
Vidalitá
Que anda suelto el lobo
Crece Palomita
Y volvéte Halcón”

Amigos… más que Halcón yo veo un águila.


¿Será el águila guerrera de la lejana canción patria de la niñez?

Deja tu comentario

- Copyright © Jose Maria Di Bello - Aemete - - Designed by Aemete -