26 oct. 2014



Al vocablo “MODELO” lo asocio con una elaboración racional cuya forma, contenido y metodología están determinados para lograr un objetivo.


“RUMBO” es una palabra que asocio a las alternativas de la vida, a la búsqueda por saber cuál es el rumbo adecuado y la lucha por mantenerlo.

Para mí, RUMBO no es una trayectoria de un tren o de un automóvil en una autopista, tal vez sea una fijación adolescente pero asocio "rumbo" con Salgari (el de Sandokán) y no con el boletero de Constitución.

Hacerse a la mar en un velero y navegar con viento de frente requiere pericia, firmeza, intuición, perseverancia y férrea voluntad para mantener el rumbo elegido.

En el semanario “Miradas al Sur” (del 25 de octubre) Julián Blejmar publica una entrevista a Mario Rapoport (economista, historiador, maestro de maestros ampliamente conocido), quien comienza explicando el entramado del accionar de los fondos buitres con estructuras políticas, sectores económicos, estamentos de la justicia y medios de comunicación, cuyo objetivo es "evitar que países como el nuestro rompan las ligaduras que lo sujetan a los designios financieros extranjeros."

Afirma Rapoport que "el Gobierno de Cristina logró cortar algunas cadenas que nos ligaban al capital concentrado; que el Gobierno no acepta las imposiciones del FMI; que sostiene las políticas de desendeudamiento y no toma nuevos préstamos para pagar deuda; que intenta implementar modelos más autónomos sin tutela extranjera y que salió de la hecatombe post 2001 promoviendo esquemas industriales y aplicando amplias y variadas medidas para beneficio de la población y que produjo un innegable movimiento de ascenso social."

Rapoport también da cuenta de lo que NO se logró y las falencias del “modelo industrial”.

Yo interpreto que el meollo del artículo es su categórica definición: “la burguesía nacional no existe hace mucho tiempo. Está obturada por los sectores transnacionales y el decisivo sector agropecuario”.

Esto determina, según explica Rapoport, “que el Estado debe asumir el rol de la burguesía ausente e impulsar a los sectores industriales.” El actual gobierno hizo, a tal efecto, grandes inversiones en ciencia y tecnología pero con muchas falencias que reconocen como causa central la existencia de funcionarios del Estado formados por la dictadura militar y el menemismo.

En la misma edición del “Miradas al Sur” Darío Martelotti cuenta algunas definiciones del economista marxista francés Gerald Dumenil (quien expuso su pensamiento en la UBA el pasado 9 de octubre de este año): “la propiedad capitalista en el mundo no es una yuxtaposición de capitalistas aislados sino que se concentra en un sistema de relaciones recíprocas y que los fondos buitres funcionan como su poder de policía”.

Gerard Dumenil opina, según su definición, “desde una perspectiva marxista, fundamentalista y revisionista”. Afirma que países de Europa Central están perdiendo su viejo domino económico y que la concepción clasista del neoliberalismo da lugar hoy a un "NEO MANAGERialismo" ya que mientras las clases superiores mantienen su poder, esta vez lo hacen con una muy fuerte intervención de sus estados, lo cual es calificado por Dumenil, como un " NEOLIBERALISMO ADMINISTRADO". 

Para este economista marxista “es necesario dar por terminada la dicotomía marxista clásica “proletariado-burguesía”. Él propone una nueva definición, una estructura tripolar: “capitalistas-ejecutivos-clases populares.”

Para Dumenil, ésta definición además de un problema técnico es un problema político y afirma que la sociedad muta de capitalista a capitalista manageril.
En la época se presenta una gran bifurcación y dos trayectorias nuevas son posibles:

1) Una alianza de derecha conformada por capitalistas y cuadros superiores “técnicos”, es decir propiamente neoliberal.
2) Una alianza de izquierda: Ejecutivos- clases populares

También relata Dumenil el proceso de crisis en EE.UU a partir de 2008 y dice que, a pesar del proteccionismo encubierto y las políticas macro económicas implementadas por el gobierno de Obama, no se revierte la tendencia declinante de su poderío económico y militar frente al surgimiento y desarrollo sostenido de China.

Para finalizar su exposición, el muy reconocido economista marxista francés cuenta que todas las semanas recibe mensajes de estudiantes que pretenden ir a París a estudiar la obra de Karl Marx y que su respuesta es invariable “el marxismo en Francia es cosa del pasado”.

En el "Suplemento económico de Página 12" del día 19 de octubre, Alejandro Gaggero, Martín Schorr y Andrés Wainer, autores del libro “Restricción externa. El poder económico durante el kirchnerismo” (Editorial Futuro Anterior), presentan muchos datos, explicaciones y razonamientos los cuales comparto algunos:

• La gran extranjerización que sufrió Argentina en los años 90 explica la debilidad del capital nacional frente al extranjero.

• El gran empresariado local cedió porciones importantes de la estructura económica fabril a empresas extranjeras y se replegó en la explotación y procesamiento de actividades agropecuarias. Arcor, Perez Companc, Techint, Loma Negra, Ledesma, Madanes, Urquía, Vicentín que aumentan sus ganancias y generan poco empleo.

• La aparición de nuevos grupos empresarios crecidos gracias a las política de inversión en grandes obras públicas del Gobierno de Cristina no han generado la locomotora que una burguesía nacional debe ser para impulsar un proceso de reindustrialización basada en las capacidades propias para hacer viable una sociedad más justa y menos dependiente.

• Los poderosos viejos y los nuevos capitostes comparten la tradicional propensión del empresariado nacional que lejos de reinvertir en nuevos emprendimientos practican el arte de "fugar capitales al extranjero."

• Los nuevos y los viejos capitostes económicos lejos de diferenciarse del capital foráneo interactúan con él, y los asociados al mismo profundizan la ubicación dependiente de la economía nacional.

• No se vislumbran sectores empresarios importantes que quieran conformarse como clase dispuesta a llevar adelante un proyecto de país distinto al determinado por la división de trabajo internacional.


AV CORRIENTES Y ACUÑA DE FIGUEROA. 
BAR “LA ORQUIDEA”

Una pequeña mesa con diarios, recortes, publicaciones, un poco de café y muchas dudas, algunas reflexiones, ninguna certeza.

Una pregunta incidiosa golpea la conciencia. Yo y los millones como yo, ciudadanos de a pie, ¿qué podemos hacer?

Largo silencio escucho como respuesta.

Al principio fue un lejano rumor hasta que al fin escuché clarito el vozarrón de Don Juan, aquel Coronel del pueblo diciendo: "En la Argentina lo mejor que tenemos es el pueblo”

Así pues, compatriotas, permítanme el atrevimiento de convocarlos para alistarnos como marineros en el gran velero que es nuestra Patria y en cubierta prepararnos para navegar por el inmenso mar de nuestro incierto destino que seguro afrontará viento de proa, vendavales y terribles tempestades.

Pero, amigos… en el puente de mando no está Sandokán, está ELLA, Nuestra ELLA, con su estado Mayor y la permanente presencia del espíritu de quien rompió las amarras que posibilitan buscar y sostener nuestro propio rumbo.

José Maria Di Bello
Precandidato a Legislador por CABA

Deja tu comentario

- Copyright © Jose Maria Di Bello - Aemete - - Designed by Aemete -