3 nov. 2014



Cuando me propusieron participar en la actividad política partidaria, entre todas las dudas que aparecieron, me pregunté:
¿Qué puedo ofrecer a los demás vecinos para pretender representarlos políticamente.?

Llegué a la conclusión que no era mucho y al mismo tiempo que mi trayectoria de lucha por ampliar derechos era bastante conocida.

Algunos amigos me dijeron que justamente mi falta de "antecedentes partidarios" y que mi vida personal confluyera con mi lucha pública, sería interpretada por mis vecinos como un dato favorable.

Los bienes materiales no abundan en mi patrimonio.
Es públicamente conocido que mis medios de vida son mi actividad como Director de Salud de Cruz Roja Argentina desde hace 12 años y mi participación en el programa “Artículo 16” que se emite por Senado TV desde hace 2 años todos los jueves a las 18 hs.

También es ampliamente conocida la relación que me une con Alex Freyre, pues juntos logramos el primer casamiento igualitario en América Latina entre otros logros.

El altercado "Freyre-Pachano” permitíó a los medios armar un escenario al más crudo y chabacano estilo “pelea de la farándula” y utilizarlo para demostrar "los bajos, oscuros y funestos instintos" de personas ligadas al Gobierno Nacional en contra de "humildes y pacíficos ciudadanos"
Tinelli, en su programa bailantero, fue quien expresó con total claridad ésta amañada interpretación.

Estoy unido en matrimonio con Alex Freyre.
Él es mi marido. No es mi hijo.

Cualquier valoración que haga yo de sus actos estará influenciada por el vínculo que me une con él, pero creo que puede resultar útil, a los amigos que siguen mis publicaciones, algunas reflexiones acerca del contexto, del momento en el que se produjo el entredicho.

Durante un tiempo prolongado, la oposición parlamentaria declaró lo que fue notificado y reproducido durante semanas por los medios, la intención de derogar muchas de las leyes que este Gobierno sancionó legal y constitucionalmente (el día 19/10 publiqué un artículo al respecto).

Para muchos de nosotros, sobrevivientes (los que a pesar de todo estamos vivos, que tenemos VIH, los últimos de la fila de los castigados socialmente, los que a fines de los 90 y principios del 2000 moríamos en silencio casi sin registro ni memoria pues no había casi nada, ni medicamentos, ni preservativos, ni pensiones, ni atención integral de la salud a pesar que hacia años existía una ley que supuestamente nos protegía), las amenazantes declaraciones de los Macri, los Sanz, los Massa, la pseudoizquierda, las Lilitas, todo el arco pseudoprogresista, que prometían dar marcha atrás para volver a los '90, a la restauración conservadora, hicieron que en la conciencia de muchos de nosotros reaparecieran rostros de amigos..., rostros cuyos nombres la memoria no registra, que quedaron en el camino.

Se revivieron en nuestra cabeza hechos y circunstancias que marcaron para todo el resto del viaje nuestro espíritu. Alex Freyre estuvo internado en el Hospital Muñiz. Cuando pudo recuperarse dedicó muchas horas en acompañar en el Hospital a enfermos sin asistencia familiar. 

Alex Freyre tomó de la mano para acompañar el trance final a varios enfermos terminales.

Un efecto residual de los medicamentos para el tratamiento del VIH es la lipodistrofia y lipoatrofia. que consiste en una desordenada y anormal distribución de las grasas, una de las más comunes es la lipohipertrofia con una exagerada concentración de grasas  en el abdomen. Nos pasa a la mayoría de los que tomamos medicación. 

Cada persona procesa como puede las angustias, los miedos, los recuerdos conmocionantes, pero como todos somos adultos responsables cada uno de nosotros debemos asumir las responsabilidades de dichos y actos individuales.

Pero también volvió a reflotar aquella duda inicial:

¿Puedo yo pretender representar políticamente a una porción de mis conciudadanos?


Considero que en mi haber tengo que puedo mostrar con claridad lo que soy.

YO SOY LO QUE SOY. 
Soy como soy.
Nada tengo que ocultar.
La mayoría conoce mis condiciones por la pública exposición de mis actos.

Sólo agregaré algunos datos para que mis nuevos amigos tengan más elementos para evaluar mi persona.

A mis 15 años, cursaba el secundario en el Colegio Guadalupe. Fui citado por el responsable de disciplina quien me comunicó la decisión de la Dirección de dicho establecimiento de expulsarme o que me fuera solo, pues habían evaluado que a través de mi conducta se denotaba mi condición de “ideólogo”, que era algo peor que un "líder" y que mi ideología no tenia lugar alli.

Al año siguiente ingresé al Comercial Nº 2 Antonio Bermejo donde inmediatamente ingresé en el Centro de Estudiantes asumiendo la secretaría de Prensa, posición que conservé durante los años '85, '86 y '87, donde además militaba dentro del Peronismo Renovador hasta que Antonio Cafiero pierde la interna. Entrados los años 90 me sumé a las filas del Partido Humanista, sin llegarme a enamorar del todo, no eran tiempos para enamorarse de la política partidaria y entonces para fines de los noventa comencé a dedicarme a la militancia mas social y muy de lleno a los reclamos de los últimos de los últimos de la fila, los del Sida, hasta que luego de larguísimas luchas logramos empezar a cambiar esa realidad...

Por esta situación creo conveniente y necesario consultar a quienes tienen la paciencia de seguir mis dichos lo siguiente:

Amigos, vecinos, conciudadanos:

¿Creen Ustedes que reúno condiciones para participar en las PASO del año entrante a fin de competir posteriormente en las elecciones de Octubre de 2015?

Les pido me hagan saber su opinión.

Seguiré presentándome en distintos lugares públicos de la Ciudad para recibir personalmente la opinión de mis conciudadanos.

José María Di Bello



Deja tu comentario

- Copyright © Jose Maria Di Bello - Aemete - - Designed by Aemete -