2 oct. 2014


“Te prometo que no te voy a dejar mal” – dicen que dijo al momento del último adiós en aquel terrible octubre del 2010. El tiempo con sus mudanzas fue dando cuenta que no había jurado en vano.

Crisis propias e importadas; momentos de auge, de avances, de triunfos, de derrotas, de posibilidades no concretadas; de errores y horrores en el campo propio;  de ataques sistemáticos y arteros de la oposición aliada y a sueldo de los poderosos;  de campañas de cerco y feroz hostigamiento del conglomerado de buitres financieros, monopolios multinacionales, intereses especulativos agroexportadores y que se yo cuántos más…

No le perdonaron haber elegido el camino de conjugar los intereses de todos los sectores pero favoreciendo abiertamente al pueblo argentino en sus estamentos más castigados. Así surgieron la asignación universal por hijo; las moratorias jubilatorias; las paritarias anuales y todos los instrumentos económicos necesarios para reactivar y mantener el ciclo de producción y consumo, pero ingresando los estímulos monetarios no por la puerta de los bancos sino por la base del pueblo argentino.

Gigantescas olas de odio y resentimiento cosechó Ella, Nuestra ELLA, en razón de mantener firme su promesa y fue logrando desarrollar una base de sustentación y adhesión que la llevaron a ser elegida con el 54% de los votos.

Y buscó acordar hacia adentro y afuera. Con pequeños actores económicos nacionales y gigantes multinacionales combinó consensos y apoyos varios, desde el Vaticano hasta los Chinos.

El último tiempo vino recargado con la clarísima intención de parte de los “chicos malos” de terminar cuanto antes con este proyecto político que contiene los intereses más amplios del pueblo argentino.

La notable actuación que la Presidenta de los Argentinos tuvo en el plano internacional y en la negociación con multinacionales para explotar Vaca Muerta provocó que el “Gobierno Mundial del Mundo”, el del unabomber universal dejara de lado el clásico cinismo que EEUU utiliza con los habitantes de su “patio trasero”, esto es: declaraciones ambiguas, jueces seniles, etc, etc.. y apareciera de improviso el Jefe del Departamento de Estado John Kerry y nos advirtiera claramente que EEUU cree que Argentina “DEBE arreglar su situación con el mundo financiero ”  y que él, John Kerry en persona, va a “monitorear la situación”.

Clarinete informó que servicios de inteligencia detectaron y detuvieron en la Triple Frontera a un “supuesto agente de Kaos” que venía con la misión de atentar contra la Presidenta. En situaciones mucho menos angustiosas otros arrugaron, se fueron al mazo, entregaron bandera y banda sin combatir.

Y aquí es donde se nos revela el sentido de la promesa “No te voy a dejar mal”.

Significa que ELLA, habiendo cumplido con creces y pudiendo argumentar mil formas para ir al “arreglo” ELIGE:

·         No traicionar las reuniones juveniles en La Plata
·        No olvidar su lugar en la Plaza de Mayo el día que El General volvió al balcón.
·        No olvidar la amargura de la derrota cuando llegó la milicada del ´76.
·        No olvidar los años de persecución, desaparición y muerte de gran parte de su generación.
·        No archivar la exigencia de Verdad y Justicia.
·        No olvidar las promesas mutuas de transitar la vida por la senda de la militancia.
·        No olvidar los años de trabajo y preparación por acceder a instancias de poder.
·        No olvidar la felicidad de compartir vida, amor y lucha junto a quien, hasta el final, no se apartó de la huella.

Y es así que cumpliendo aquel mandato autoimpuesto y asumiendo su responsabilidad histórica NOS CONVOCA para explicarnos con toda claridad y crudeza a nosotros, pueblo llano, mujeres y hombres de a pie, que no es un viejito craquelé quien nos acosa, es la reaparición virulenta de la codicia imperial asociada con variados intereses nativos que pretenden voltear a este gobierno para poder saquear lo que con tanto esfuerzo el pueblo argentino viene reconstruyendo, y poder apropiarse de las nuevas y gigantescas reservas de gas y petróleo. Y también nos advierte que si algún atentado sufre su persona segura está ella que no vendrá de Oriente sino más bien del Norte.

“Quisiera que me recuerden…” - decía Néstor. Claro que siempre lo recordaremos…

Y seguro recordaremos nosotros y los que luego vengan a UNA MUJER que por amor no traicionó a su compañero de vida, de lucha, de sueños y fue siempre fiel a su pueblo.

Y que su pueblo la llamó, simplemente Cristina…

José Maria Di Bello

Precandidato a Legislador por CABA.

Deja tu comentario

- Copyright © Jose Maria Di Bello - Aemete - - Designed by Aemete -